Rate this post

¿Qué es el baby blues?

El baby blues es un trastorno adaptativo, que se caracteriza por ser un estado transitorio de síntomas depresivos y/o ansiosos que puede durar desde horas después del parto hasta las dos o tres primeras semanas después del mismo. 

El baby blues afecta sobre todo a las madres primerizas. El 70% de mujeres viven este desequilibrio emocional en el postparto. Diversos estudios afirman que el baby blues también se puede dar en la otra parte de la pareja, aunque no haya vivido el propio parto. 

Hoy en día, en la sociedad, se conoce muy poco aún esta serie de cambios psicológicos tras el postparto. La sociedad se imagina las semanas posteriores al parto como semanas positivas llenas de emoción y alegría por parte de los padres, por lo que al no encontrarse con esto se frustran y piensan que ese estado psicológico va a ser para siempre, lo que conlleva mucha tristeza y ansiedad. Sería importante que hubiera cada vez menos desinformación en la sociedad con respecto al baby blues y a la depresión postparto, para que cuando se diese se pudiera acudir a un profesional sanitario lo antes posible. 

¿Baby blues vs. depresión postparto?

La diferencia entre el baby blues y la depresión postparto es el tiempo y la intensidad. El baby blues puede durar hasta la tercera semana después del postparto, sin embargo la depresión postparto se prolonga más de tres semanas y normalmente dura varios meses.

La depresión postparto tiene como síntomas depresivos: la apatía, la astenia, la anhedonia (perder las ganas para hacer cosas), abandono del autocuidado y del cuidado del bebé. Por lo tanto, la depresión postparto necesita atención psicológica y psiquiátrica de mayor duración. 

Síntomas del baby blues 

Entre los síntomas del baby blues están: 

-Irritabilidad

-Susceptibilidad

-Cansancio o fatiga 

-Tristeza o distimia (estado de ánimo bajo)

-Momentos de ansiedad o sensación de estar abrumado/a

-Sensación de inseguridad o de no estar preparado/a para afrontar situaciones relacionadas con la maternidad o con la paternidad. 

-Pérdida de apetito 

-Pérdida de ilusión por estar con el bebé

-Labilidad emocional (llorar sin causa aparente, pasar de una emoción a otra rápidamente). 

-Problemas relacionados con el sueño (Insomnio de conciliación o de iniciación, despertares nocturnos, sueño no reparador, hipersomnia…). 

¿Por qué ocurre el baby blues?

Después del parto ocurren una serie de cambios de vida, físicos y psicológicos en un corto espacio de tiempo. El baby blues ocurre sobre todo por tres tipos de causas:

1. Causas biológicas: El postparto es un momento de muchos cambios a nivel hormonal, y esto afecta en gran medida a nuestro estado psicológico. El parto es un evento duro fisicamente y cansa mucho. Después del parto, se produce lo que se conoce con el nombre de “privación hormonal”. Los niveles de estrógeno y de progesterona aumentan mucho durante el momento del parto, y luego se produce una caída muy brusca y súbita de estos niveles por la retirada de la placenta durante el parto, y esto afecta directamente al estado emocional de la madre. En la menstruación ocurre un mecanismo parecido, ya que se produce la caída repentina de estrógenos y progesterona, pero en menor escala que en el parto. 

2. Causas circunstanciales inevitables: Con la llegada del bebé se produce un cambio en la pareja, en el entorno, en la familia, en el trabajo, en la rutina y en los hábitos diarios de cada progenitor. 

3. Causas circunstanciales evitables o modulables: Este tipo de causas son las cuales vamos a poder manejar para que no se de un baby blues tan fuerte, el psicólogo sanitario te va a ayudar a gestionar cada uno de estos puntos de una manera más adaptativa. 

Algunos de estos tipos de causas circunstanciales evitables o modulables son:

-La incertidumbre de cómo va a ir todo a partir de ahora, y de cómo tratar y cuidar al nuevo miembro de la familia. El niño nace sin un manual de instrucciones, y los padres primerizos sienten mucha incertidumbre e inseguridad por todo lo que están viviendo nuevo. La incertidumbre y la duda están en el día a día de los padres primerizos. 

-Sentimientos y pensamientos de los padres de “no estar preparados” para cuidar del bebé. 

-La falta de intimidad que viven los padres por las continuas visitas e intromisiones de familiares y amigos en el hospital o en casa. 

-Deprivación del sueño por las noches por los continuos despertares del bebé o por las tomas del bebé. 

-Críticas sobre la paternidad o ataques a la falta de habilidad de los padres por parte de amigos, conocidos o familiares. En ocasiones, los padres reciben presión externa por parte del entorno de la manera en la que hay que hacer las cosas de la manera correcta. La propia inseguridad de los padres también puede facilitar que se tomen mal las criticas y los comentarios de los familiares de amigos. Por lo que, se retroalimenta el círculo dañino. 

Recomendaciones que pueden ayudar a una persona con baby blues

Estas son 8 recomendaciones que pueden ayudar a una persona que esté experimentando el baby blues o a su entorno:

-Repartir las tareas entre ambos progenitores en la medida de lo posible: por ejemplo, podría ser positivo, en los casos en los que no se da lactancia materna, que se establezca un reparto de las noches entre ambos miembros de la pareja para que ambos puedan dormir diferentes días o en diferentes turnos de la noche. Es importante saber que no podemos estar bien emocionalmente si no dormimos correctamente. 

-Tener constantemente presente que estos síntomas psicológicos son temporales, que duran un corto espacio de tiempo. Es importante reestructurar que este estado psicológico no va a durar toda la paternidad. 

-Buscar apoyo emocional en la gente con la que la persona se sienta cómodo/a para expresar sus emociones. Pedir ayuda, si los padres la necesitan, a familiares y amigos. 

-Ser asertivos y poner límites a los amigos y familiares para gestionar el tema de las visitas en el hospital o en casa, y restringirlas en ciertos momentos si es necesario para respetar la intimidad de la nueva familiar. 

-Intentar gestionar las críticas, los comentarios o los consejos de los demás de otra forma. También puede ayudar ser asertivo con los demás y decirles qué tipo de criticas o comentarios no nos gustan, para que así puedan evitarlo. 

-Preguntar todas las dudas con respecto a la paternidad y al cuidado del bebé a los profesionales sanitarios que correspondan: enfermeros, pediatra, matronas, o psicólogos. 

-Dedicar tiempo de calidad al autocuidado (hobbies, tiempo para descansar, sociabilizar…) y a la pareja. Los hábitos saludables de sueño, de alimentación, de ejercicio físico, y de autocuidado son necesarios para el bienestar emocional o psicológico. 

-Acudir a un psicólogo sanitario con experiencia en el ámbito perinatal que te ayude a regular tus emociones y tu nueva realidad. Con el psicólogo se va a poder trabajar la inseguridad de los progenitores, los miedos, la regulación de las emociones y la asertividad para con otros, entre otros. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Conoce la depresión fase a fase

Conoce la depresión fase a fase

Podemos clasificar las etapas de la depresión en 4 fases establecidas por orden cronológico de aparición. De ellas hablaremos en este artículo. Fase 1: El Origen de la Depresión El origen de la depresión puede ser ocasionado por una serie de cambios vitales. Estos...

Trastorno Bipolar

Trastorno Bipolar

 ¿Qué es el trastorno bipolar? El trastorno bipolar es un trastorno psicológico que se caracteriza por cambios bruscos enel estado de ánimo. La persona que sufre este trastorno puede experimentar estados de euforia, mucha energía y actividad que se conocen como...

La Depresión Infantil

La Depresión Infantil

¿Qué es la depresión infantil? La depresión es un trastorno del estado de ánimo que aparece tanto en adultos como en niños. En niños puede afectar significativamente en su desarrollo debido a la falta de madurez emocional y falta de recursos para manejar las...