Cuando los hijos abandonan el hogar

por Abr 12, 2021Otros Trastornos Psicológicos0 Comentarios

Rate this post

Síndrome del nido vacío

El síndrome del nido vacío es un fenómeno que se produce cuando los hijos abandonan el hogar familiar, por lo general cuando llegan a la edad adulta y se independizan. En este momento, padres y madres pueden verse inundados por sentimientos de soledad y tristeza. Por supuesto, no le ocurre a todas las personas ni sucede en todos los casos, ya que es algo que depende de muchos factores.

Aspectos que pueden favorecer su aparición:

Tener una relación de dependencia hacia los hijos o un vínculo no adecuado con ellos

En ciertas ocasiones, se genera un vínculo inadecuado con los hijos que dificulta su proceso de emancipación. Esta vinculación inadecuada puede producirse bien por determinadas circunstancias vitales o bien por la manifestación de rasgos de personalidad dependientes. De esta manera, la experiencia puede ser vivida, por madres y padres, como un abandono o como un suceso traumático. Sin embargo, se trata de un proceso natural y necesario en el desarrollo evolutivo de cada persona.

Dedicarse en cuerpo y alma a la crianza, dejando de lado el desarrollo y crecimiento personal como seres individuales.

Pese a ser algo que puede afectar tanto a madres como a padres, tradicionalmente han sido las mujeres las que han adoptado un rol de cuidadoras del hogar y de la prole. Debido a ello, las mujeres suelen verse más afectadas por este síndrome que los hombres. Así, cuando los hijos abandonan el hogar, se ven avocadas a la pérdida de funciones que, hasta ese momento, eran lo que les daba sentido a sus vidas. De este modo, parte de la tristeza que aparece es una manifestación del duelo por la ausencia de esas funciones, que ahora se han convertido en mucho tiempo libre que no saben en qué invertir.

sindrome del nido vacio

Mantener una relación insatisfactoria con la pareja.

Para muchas parejas, que los hijos se independicen supone una oportunidad para volver a tener intimidad y compartir más tiempo y actividades juntos. En cambio, para otras, los hijos son el lazo que los mantiene unidos, por lo que al quedarse “solos” sienten como si su familia se hubiese roto. Tanto es así, que muchas parejas terminan por separarse, ya que al no estar sus hijos dejan de verle sentido a seguir conviviendo juntos.

Presentar antecedentes de depresión.

Ante cualquier cambio vital, es fácil que a cualquiera de nosotros nos surjan miedos y sentimientos de incertidumbre e inestabilidad. Sin embargo, cuando una persona tiene tendencia a la inestabilidad emocional de por sí es mucho más probable que, ante cambios de este tipo, la gestión de esas emociones no sea adecuada y aparezcan síntomas depresivos.

Claves para afrontar la emancipación de los hijos:

  • Enseña a tus hijos a ser independientes desde pequeñitos. Es importante que vayan adquiriendo responsabilidades adecuadas a los distintos momentos evolutivos: desde acostumbrarse a dormir solos cuando son bebés hasta colaborar con las tareas de la casa a medida que van creciendo. De este modo, será mucho más fácil para ti asumir el momento de su partida.
  • Ten tiempo para ti. Cultivar nuestro desarrollo personal a lo largo de nuestra vida es fundamental para ser personas sanas y equilibradas. No te centres exclusivamente en la crianza, es importante que dediques parte de tu tiempo a las amistades, a las aficiones, a cuidarte y a desarrollar las distintas facetas de tu vida como individuo.
  • Cuida tu relación de pareja. Al igual que es importante cuidar nuestra parte individual, también lo es no descuidar la intimidad, el respeto y la comunicación de la pareja. Ser padres nos puede llevar a vernos en situaciones límite que, en ocasiones, hacen tambalear a la pareja, así cuanto más fuerte sea el vínculo entre ambos, más difícil será que este se pueda romper.
  • Busca nuevas metas. Como mencionaba anteriormente, cuando los hijos se emancipan, se produce una pérdida de funciones que nos dejan mucho (a veces no tanto) tiempo libre. La mejor manera de gestionar esta situación es buscando nuevas metas y desarrollando nuevos proyectos o, incluso, retomando viejos proyectos que cayeron en el olvido durante la crianza de nuestros retoños.

          metas

          Aunque en la mayoría de los casos, estos sentimientos de soledad y tristeza que aparecen cuando los hijos abandonan el hogar remiten de forma espontánea, pueden alargarse en el tiempo o complicarse según las circunstancias. Por ello, si necesitas la ayuda de un profesional que te guíe en este proceso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Depresión Málaga disponemos de una amplia red de Psicólogos especializados que ponemos a tu disposición para lo que necesites.

          0 comentarios

          Enviar un comentario

          Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

          Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

          Síndrome depresivo Postvacacional

          Síndrome depresivo Postvacacional

          ¿Qué es el síndrome depresivo postvacacional? Una de las sintomatologías más frecuentes cuando empieza el curso escolar y el regreso al trabajo tras las vacaciones, es el síndrome depresivo postvacacional. Se trata de un concepto que da nombre a un conjunto de...

          Trastorno de personalidad autoderrotista

          Trastorno de personalidad autoderrotista

          Definición El trastorno autoderrotista de la personalidad consiste en un patrón de comportamiento destructivo hacia sí mismo, el cual puede iniciarse a comienzos de la vida adulta y estar presente en distintos contextos. La persona que lo padece suele evitar realizar...

          ¿Cómo influyen nuestras creencias en nuestro estado de ánimo?

          ¿Cómo influyen nuestras creencias en nuestro estado de ánimo?

          ¿Qué son las creencias? Las creencias son mensajes que nos damos a nosotros mismos en el día a día, cargadas de poder y firmeza, a través de las cuales estamos totalmente convencidos de que lo que nos estamos diciendo o contando es lo correcto, o es una verdad como...