«Nada me interesa»: La Anhedonia

por Ago 7, 2017Sintomas Depresivos0 Comentarios

5/5 - (34 votos)

En este artículo Psicólogos Depresión Málaga pretende ofrecer una aproximación conceptual del término anhedonia. Este síntoma suele ponerse de manifiesto través de frases como «nada me interesa» o «no disfruto con nada».

Anhedonia, ¿qué es?

«No me gusta nada», «he perdido el interés por todo», «no disfruto de nada». Éstas son frases frecuentemente  repetidas por aquellas personas que experimentan anhedonia.

El término anhedonia se refiere a la incapacidad para experimentar placer o disfrutar de las cosas agradables de la vida o de todo aquello que antes resultaba interesante.

La anhedonia puede ser específica, es decir, cuando se pierde el interés por algún ámbito concreto de la vida de la persona, como la comida, el sexo o las relaciones sociales; o se puede tratar de una anhedonia generalizada, cuando la persona es incapaz de disfrutar de cualquier actividad agradable.

Así pues, la anhedonia se refiere a un síntoma que formaría parte de algunos trastornos y síndromes, como la depresión, la distimia, la esquizofrenia o los trastornos adictivos.

¿Por qué tengo anhedonia?

La anhedonia tiene un origen neurofisiológico. Es decir, la aparición de la anhedonia se debe a una alteración en la producción de una sustancia química cerebral, la dopamina, responsable de la producción de las sensaciones placenteras.

Ante la aparición de situaciones estresantes, que originen en la persona altos niveles de tristeza, estrés o ansiedad, el cerebro disminuye la producción de dopamina.

Tratamiento de la anhedonia.

La pérdida de la capacidad para experimentar placer repercute gravemente sobre el bienestar psicológico y la calidad de vida de las personas que la experimentan.

La anhedonia se vincula a un aplanamiento afectivo y al distanciamiento de las relaciones sociales, las actividades de ocio o los hábitos saludables.Por tanto, en esta situación, la búsqueda del tratamiento más adecuado cobra especial relevancia.

Para ello, y dado que la anhedonia, no constituye en sí un trastorno, sino un síntoma, como hemos mencionado anteriormente, el primer paso a llevar a cabo sería una evaluación psicológica que esclarezca la causa que originó el síntoma. Una vez delimitado el origen, la terapia psicológica actúa de forma específica sobre aquellos factores que están haciendo que el problema de mantenga en la actualidad y se alargue en el tiempo.

¿Ha notado que no disfruta de nada últimamente? ¿Ha perdido el interés por todo? ¿Nada le motiva?

En Psicólogos Depresión Málaga contamos con un equipo de psicólogos expertos en el tratamiento de la anhedonia y los problemas de depresión que le ayudarán a solucionar su problema de forma definitiva y mejorar su calidad de vida.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tristeza vs Depresión

Tristeza vs Depresión

A menudo en consulta me encuentro con los siguientes pensamientos: ¿Tengo depresión o solo estoy triste? - ¿Por qué me encuentro así si aparentemente tengo todo lo que quiero? - Yo he cumplido mi parte y, ¿ahora qué? - Ya no me apetecen hacer las cosas que antes me...

Cuando nuestra mente no supera lo sucedido: el duelo patológico

Cuando nuestra mente no supera lo sucedido: el duelo patológico

¿Realmente estamos preparados para el fallecimiento de un ser querido? ¿Nos enseñan desde pequeños al ciclo de la vida y a la aceptación de la muerte? ¿Qué nos transmite la sociedad respecto a la pérdida? Muchas son las preguntas que nos hacemos mentalmente y en la...

Depresión en el trabajo: La otra Pandemia

Depresión en el trabajo: La otra Pandemia

La depresión en el trabajo No resulta siempre fácil saber qué es lo que nos está pasando en el trabajo. Necesitamos expertos que nos ayuden a diferenciar entre la Depresión en el trabajo y el síndrome de burnout. En líneas generales en el ámbito laboral no se cuenta...